Grupos de Vida

Grupos de Vida

Cuando todos nos reunimos los domingos, es un gran tiempo de celebración. Adoramos juntos, escuchamos un mensaje impresionante, Dios se presenta y ocurren grandes cosas. Realmente no hay nada como el ir a la Iglesia los domingos. Sin embargo, hay algunas cosas que simplemente no podemos hacer en nuestros servicios del domingo. Por ejemplo, es muy difícil conocer a todos, y mucho menos tener compañerismo con cada uno. Y, ¿qué pasa si usted tiene una pregunta sobre el mensaje del domingo o no entendió muy bien algo? Es por eso que en Nueva Vida damos una gran importancia a los Grupos de Vida.

Grupos de Vida construyen relaciones.

Una de las mayores necesidades entre las personas es la necesidad de pertenecer, una necesidad de compañerismo y aceptación. Eso es exactamente lo que sucede en un Grupo de Vida. La gente encuentra relaciones saludables que ayudan a crecer, prosperar y tener un sentido de pertenencia.

Grupos de Vida le ayudan a sentir respaldo y proveen apoyo personal.

No hay nada como un grupo pequeño que le da la oportunidad de sentir respaldo. La Biblia dice, “Anímense unos a otros cada día… para que ninguno de ustedes sea engañado por el pecado y su corazón se vuelva rebelde.” (Hebreos 3:13). Todos pasamos por los altibajos de la vida y necesitamos a alguien que nos anime y nos ayude pasar por ello.

Grupos de Vida le ayudan a estudiar la Palabra.

Los Grupos de Vida permiten la discusión de lo que se predicó el domingo. Usted puede hacer preguntas, obtener más en profundidad, y comprender mejor lo que fue enseñado.

Grupos de Vida le ayudan a usar sus dones y talentos.

Dios ha dado cada uno de nosotros un regalo. “Dios nos enseña que, cuando el Espíritu Santo nos da alguna capacidad especial, lo hace para que procuremos el bien de los demás.” (1 Cor. 12:7). Usted nunca va a crecer con sólo asistir a los servicios los domingos y ser un espectador. En un Grupo de Vida, puede descubrir, desarrollar y utilizar sus dones y talentos.